El cambio climático es un tema que nos tiene a todos preocupados a pesar de que existen aún algunos detractores que buscan restar importancia a éste fenómeno derivado de la acción humana.
El cambio climático o calentamiento global básicamente consiste en la alteración de los ciclos estacionales naturales como consecuencia de un incremento en la concentración atmosférica de los “gases de efecto invernadero”.

Cuidado del Medio Ambiente
Nuestro maravilloso planeta se encuentra dotado por una capa de gases que tienen un efecto semejante al de una cobija: mantienen cierta parte del calor que ingresa del sol dentro del planeta y con ello ayudan a mantener la temperatura terrestre dentro de un rango que permite el desarrollo de la vida así como la conocemos. A tales gases se les ha asignado el nombre de “gases de efecto invernadero” y su concentración en la atmósfera tiene una relación directa a la temperatura media del planeta.

 

Aunque dentro de los gases de efecto invernadero el CO2 se encuentra entre los de menor potencia, la alarmante cantidad que liberamos a la atmósfera del mismo lo convierte en el primer problema a resolver con el fin de contener ésta crisis climática que se avecina (y cuyos efectos apenas empezamos a ver).
Está ampliamente demostrado que la generación de energía eléctrica es la principal responsable de la liberación de CO2 a la atmósfera. Debido a la enorme cantidad de combustibles fósiles que quemamos para mantener nuestro estilo de vida energéticamente cada vez más demandante debemos tener como prioridad hacer uso de tecnologías eficientes para el consumo de energía eléctrica y el consumo de energía proveniente de fuentes limpias.
Sin duda alguna el ganador indiscutible de las energías renovables es el uso de paneles solares para la generación de energía eléctrica. Esto obedece a varias razones:

  1. Son completamente libres de emisiones de gases de efecto invernadero a lo largo de toda su vida útil.
  2. La huella de carbono correspondiente a su fabricación es mitigada en menos de un año.
  3. Son de mantenimiento casi nulo por lo que cualquiera puede tener su propia instalación.
  4. Tienen un vida media útil de cuando menos 30 años.
  5. Todos los materiales con los que se fabrica son reciclables.
  6. Por lo regular se instalan en el techo de las casas y las industrias, el cual es un espacio que suele encontrarse libre de uso y así no compiten con tierras de cultivo para alimentos.
  7. Su uso trae grandes beneficios económicos a los usuarios y sus familias.

Todas las anteriores razones y muchas otras más son más que suficientes para optar por utilizar paneles solares en la casa o negocio. ¿Y tú, qué esperas para hacer el cambio? Échale una mano al planeta y a las futuras generaciones y únete a la familia solarsymphony.

Compartir
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *