¿Te preocupa que tú recibo de luz cada en cada mes/bimestre llegue con un alto consumo? Puede ser desalentador mantener un presupuesto cuando no estás seguro de cuánto costará tu servicio de luz cada periodo. Si bien generalmente es fácil culpar a tu proveedor por dichos cobros, es más probable que tu recibo llegue alto debido a lo que consumes. Para ayudarte a comenzar a ahorrar dinero, hemos identificado algunas razones del alto consumo de energía en el hogar y negocio, de igual manera, te daremos algunos consejos de cómo mejorar tu consumo.

Inversión en Energía Solar

1. Dejar aparatos conectados siempre.

Una de las principales razones por las que tu recibo de luz puede llegar alto es que dejes tus electrodomésticos o componentes electrónicos enchufados ya sea que los estés usando o no. Si bien eso podría no haber sido un problema hace años, la mayoría de los aparatos y aparatos modernos consumen electricidad cuando están apagados. Esto se debe principalmente a que gran parte de la tecnología moderna nunca se apaga realmente. Cuando presiona el botón «Encender» en su DVR, computadora o televisor, en realidad cambia a modo de espera para que pueda volver a encenderse más rápido, ya sea para continuar usándolo o para llevar a cabo una tarea programada, como grabar un programa de TV o preparar una taza de café.

El problema es que estos dispositivos permanecen inactivos, extrayendo electricidad de tu hogar mientras esperan una orden tuya o esperan que se ejecute una tarea programada. Todo lo que tenga reloj, como hornos de microondas y cafeteras, e incluso tecnologías más antiguas, como videograbadoras, necesitan energía para mantener la hora exacta mientras están apagados.

Solución:

Puedes comenzar a ahorrar energía conectando dispositivos a los reguladores de energía y apagándolo cuando no los estés usando. De esta forma, apagar significa realmente desconectar ya que efectivamente desconectó el dispositivo de la fuente de corriente.

2. Energizar grandes aparatos consumidores de energía

Los electrodomésticos grandes, como los lavaplatos, las lavadoras de ropa y las secadoras de ropa, tienen un apetito insaciable por la electricidad y su uso con demasiada frecuencia puede elevar tu recibo de luz. De hecho, una familia estadounidense promedio lava casi 400 cargas de ropa al año y usa casi 40 galones de agua para una carga completa. Sin embargo, es posible que muchas de esas «cargas» no usen el dispositivo en su máxima capacidad.

Solución:

Para las lavadoras y secadoras de ropa, intenta tener solo un día de lavado cada semana, llena tus cargas a su capacidad máxima y seleccione baja temperatura para el secado.

Para los refrigeradores, escoge una temperatura adecuada para su funcionamiento y evita abrirlo demasiadas veces en un día.

3. Uso incorrecto de luces y ventiladores de techo

Cuando se trata de iluminación, muchas personas cometen el error de utilizar luces para dar más brillo a una sala entera, lo que puede contribuir a elevadas facturas de electricidad. Sin embargo, la iluminación es eficiente solo cuando se usa directamente para proporcionar luz a áreas específicas de una habitación, como sofás, sillas, mesas de cocina y espacios de trabajo. Las luces de techo de la habitación completa son mucho menos efectivas que las lámparas individuales para proporcionar la luz que necesitas. También pagarás más si mantienes las luces encendidas cuando nadie las está usando.

Los ventiladores de techo solo afectan la temperatura de la habitación en la que están instalados, por lo que no tiene sentido dejar un ventilador de techo encendido si no hay nadie en la habitación. Además, los ventiladores de techo tienen un interruptor de palanca que permite que las cuchillas cambien de dirección para una eficiencia óptima de acuerdo a la temporada.

Solución:

Usa iluminación solo para áreas específicas que estén ocupadas y asegúrate de apagar las luces cuando esas áreas ya no estén en uso. Cambia las bombillas antiguas ineficientes por las bombillas de bajo consumo LED para ahorrar dinero cuando las luces están encendidas. Apaga los ventiladores de techo cuando no haya nadie en la habitación y asegúrate de colocar el interruptor de palanca de manera que las cuchillas corran en sentido anti horario durante el verano y en el sentido de las agujas del reloj durante el invierno para hacer circular el aire de manera más eficiente.

4. Uso de dispositivos después de su tiempo de vida

Usar aparatos viejos es probablemente una de las razones más importantes por las que estás pagando más en electricidad. El hecho es que los electrodomésticos viejos simplemente usan más energía que los nuevos modelos de eficiencia energética. Ese refrigerador u horno antiguo puede ser bonito y tal vez se vea bien en tu cocina retro, pero también pueden causar que tu costo de energía se dispare. Incluso tu lavavajillas, lavadora y secadora que fueron fabricadas en la década de 1990 te están desfalcando, ya que Energy Star no comenzó a clasificar esos aparatos hasta después de 1997.

Solución:

Fácil. Renueva tus electrodomésticos con nuevos modelos de eficiencia energética. Un nuevo refrigerador de bajo consumo de energía, por ejemplo, usa alrededor de cuatro veces menos electricidad que un modelo anterior. Incluso puedes obtener un nuevo modelo con un diseño retro para mantener tu cocina a la moda.

5. Exceso en carga de dispositivos

Cuidar los dispositivos que utilizan cargadores: teléfonos celulares, reproductores de MP3, iPads y tabletas, rastrillos eléctricos, cepillos de dientes eléctricos, computadoras portátiles, sistemas de juegos portátiles y toda una serie de dispositivos similares. Mientras más inclinado hacia la tecnología nueva estés, es más probable que tenga estos dispositivos enchufados y absorbiendo la energía de su hogar, y es muy probable que pagues una cantidad considerable de energía.

Solución:

Desenchufa los adaptadores de CA y los cargadores de los enchufes cuando no estés cargando activamente un dispositivo, ya que extraerán la electricidad simplemente por estar enchufados. Además, asegúrate de cargar solo tus dispositivos cuando lo necesiten. La carga innecesaria no solo cuesta dinero, sino que también puede acortar la vida útil de la batería de tu dispositivo.

Entonces, la próxima vez que tu recibo de luz llegue alto, considera la fuente antes de llamar a tu proveedor de energía. Lo más probable es que tengas una o dos cosas que cambiar sobre el consumo de energía de tu hogar.

Compartir
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *